sábado, 10 de marzo de 2018

PAN DE ESPELTA CON SEMILLAS

Hoy vamos a hacer pan... Pues si, pan, se me ha antojado. Y es que esta tan rico cuando es casero que no tiene nada que ver con los industriales. Cuando comes una rebanada de nuestro pan y la comparas con el comprado, no tiene nada que ver. Además lo vamos a enriquecer con semillas de tomate y cebolla caramelizada y pipas... Podéis usar de las que yo utilizo en esta receta que son de Ecoriginal Y también lo vamos a hacer con una harina de espelta. Es una harina integral, con mucha fibra y nutrientes. Así que nuestro pan será de lo más sano.



Así que vamos con esta rica receta, que seguro que os animará a preparar pan en casa más de una vez.





Puedes seguirme en Instagram, toca aquí:


Instagram


INGREDIENTES:

Para la masa madre, prefermento o polish:

-100 gr de harina de trigo normal, todo uso
-100 ml de agua templada
-13 gr de levadura fresca de panadero o 5 gr de la seca liofilizada.

Para la masa principal:

-400 gr de harina de espelata
-Masa madre o polish
-200 ml de agua
-10 gr de sal
-Semillas a vuestro gusto.



ELABORACION:

Comenzaremos preparando la masa madre o polish, que no es más que una masa madre de levadura para que nuestro pan aguante fresco un poco más.
En un bol pondremos el agua y disolveremos la levadura en ella. Recordad que el agua ha de estar templada, para que se active la levadura.
Una vez diluida por completo añadimos la harina y mezclamos perfectamente para formar una masa homogénea.
La tapamos con film transparente y la dejamos reposar en un sitio cálido, yo dentro del microondas, durante media hora aproximadamente, hasta que crezca y genere burbujas.
Yo la voy a hacer con la amasadora pero podéis hacerlo perfectamente a mano, siguiendo los mismos pasos, pero eso si, aumentando el tiempo de amasado, doblándolo.
Añadimos la harina tamizada, la sal en un lado, vertemos el agua templada y comenzamos a amasar.
En principio la mezclamos con una cuchara de madera hasta que tengamos toda la harina integrada a la mezcla y ya podemos empezar a amasar con la amasadora o a mano.
Amasamos unos diez minutos, 15 o 20 a mano.
Una vez pasado este tiempo añadimos las semillas que hayamos elegido, de Ecoriginal podéis elegir una gran variedad de ellas.
Amasamos un par de minutos hasta que se repartan todas las semillas por toda la masa.
Esparcimos un poco de harina en la superfície de trabajo y con las manos embadurnadas de un poco de aceite de oliva le damos unas vueltas y voleamos para dejar que leve.
Introducimos en un bol con un poco de harina para que no se nos pegue, y la dejamos en un lugar cálido para que fermente y doble su volumen, depende de la temperatura tardará más o menos.
Vertemos un poco de aceite en la encimera y sacamos la masa, la desgasificamos un poco y le damos la forma que deseemos, en mi caso redonda, vamos metiendo pliegues de masa hacia el centro para aportarle aire y quede más esponjosa la miga.
En una bandeja de horno donde vamos a hornear nuestro pan, ponemos un poco de harina y colocamos nuestra masa.
Tapamos con papel film y dejamos que vuelva a levar aumentando su tamaño. Este levado es mucho más rápido.
Una vez levada pintamos con un poco de aceite de oliva la superficie para que nos quede más dorado el pan.
Con un cuchillo o cuchilla afilada le haremos unos cortes como prefiramos.
Añadimos algunas semillas más y un poco mas de harina para que quede más rústico.
El horno, lo tendremos precalentado a 220º solo calor abajo y con un bol de agua caliente en su interior para generar vapor.
Al introducirlo yo suelo añadir un extra de vapor con un vaporizador.
Dejaremos el pan unos 20 minutos en este modo de horneado.
Pasado este tiempo pondremos el horno con calor arriba y abajo, sacaremos el bol de agua y lo dejaremos otros 15/20 minutos más para que se dore y la corteza sea crujiente.
Vigilad vuestro horno ya que en el mío estuvo 40 minutos horneándose, pero puede que el vuestro tarde más o menos.
Pasado el tiempo y veamos que el color nos gusta y esta dorado lo sacamos. Podemos comprobar que esta hecho si al golpearlo con los dedos suena a hueco.
Pasamos el pan a una rejilla para que acabe de enfriarse y no se humedezca por abajo.
Y de esta manera tan sencilla tenemos listo un pan espectacular, riquísimo de sabor, crujiente por fuera y esponjoso por dentro.
Cuando probéis a hacer pan en casa, desde luego lo repetiréis más de una vez.
Es una completa delicia.



Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:


facebook de la cocina de Merche Borjas











1 comentario:

  1. Hola Merche! ¿Qué puedo hacer si mi horno no tiene calor solo abajo?

    ResponderEliminar