jueves, 3 de agosto de 2017

CALAMARES A LA ROMANA


Sin duda y sin temor a equivocarme esta es una de las tapas por excelencia de nuestra gastronomía. ¿O me vais a decir que hay alguien que no los conozca?. Porque si es así yo se los presento ahora mismo. ¡Y menudo placer ! Son una pura delicia , con su rebozado tan crujiente y ese sabor tan característico. Y acompañados de esa cervecita fresquita, sin alcohol, (vaya quien la quiera con, yo no me voy a oponer) pero eso si ¡Bien fresquita!.


Desde luego que estos salen como los que nos sirven en los bares o restaurantes, sino lo creéis podéis hacer la prueba, y me lo decís. En casa les chiflan, vamos que en cuanto huelen a calamares es un ir y venir a la cocina, más de uno se ha quemado la lengua por no poder esperar... ¡Ansias que somos! 
Pero vamos a la receta.





INGREDIENTES:

-2 calamares limpios (o anillas de calamar)
-4 cucharadas soperas de harina de rebozar (la que no necesita huevo)
-1 cerveza
-1 pizca de colorante alimentario
-Sal
-Aceite de oliva virgen
-Harina para rebozar

ELABORACION:

Si ya tenemos los calamares limpios, simplemente hemos de lavarlos, secarlos bien y cortarlos en anillas. Los reservamos.
Vamos a preparar la pasta para bañarlos, y esto lo haremos en un bol amplio donde colocaremos la harina, la sal y mezclamos, vamos a ir añadiendo la cerveza, muy fría poco a poco, hasta obtener una pasta que quede un poquito espesa, pero no en demasía. El punto es que al meter el calamar quede bañado por completo en la mezcla. Más o menos como unas natillas o una bechamel ligera.
Una vez conseguimos el punto de la mezcla, añadimos el colorante alimentario hasta obtener el color que más nos agrade.
Con todo esto ya listo pasaremos los calamares por harina, para que al meterlos en la mezcla se pegue perfectamente, los sumergimos en ella y los vamos pasando a una sartén con abundante aceite de oliva.
 Los freiremos a fuego medio alto, con cuidado de que no se nos quemen, si vemos que se doran mucho y muy rápido, bajamos el fuego un poco.
Sacamos a un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
 A la hora de servirlos, lo hacemos con un trozo de limón para si lo deseáis le pongáis un poquito, que esto les da un toque especial.



Esta harina que utilizamos la podéis encontrar perfectamente en Mercadona o en cualquier supermercado. Si no la encontramos, la podemos preparar con harina de trigo a la que podemos añadir una clara de huevo montada. También le podéis añadir una cucharada de levadura química, aunque a los míos yo no les pongo.

Os dejo mis redes sociales incluido mi canal de YouTube donde encontraréis, variadas recetas tanto dulces como saladas, aprovecho para pediros que os suscribáis y le deis a la campanita para que cada semana cuando suba una receta nueva os avise y así no os perdáis ninguna:


2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias Merche, sin duda la voy a hacer muchísimas veces.

    ResponderEliminar
  2. De nada Sonia!! De eso no me cabe ninguna duda!!! En casa se los rifan!!! Gracias a ti!! Un beso linda!!!

    ResponderEliminar