viernes, 24 de marzo de 2017

PEYUELAS DULCES EN LECHE



 Ahora que se acerca Semana Santa, os voy a dejar un postre típico y muy tradicional de la región de donde era oriunda mi familia materna, La Mancha. Deseábamos que llegase esa época para poder disfrutar de esta maravilla de postre. Me parece estar viendo a mi madre y mi abuela, cada una preparando una parte de la receta, que buenos recuerdos...! Ahora soy yo la que las preparo y desde luego no una vez al año, ya que mis hijas son forofas de ellas.



Es muy sencillo y fácil de preparar, además de económico, ya que vamos a usar sardinas, aunque bien lo podéis hacer con boquerones, jureles, caballa, pollo, perdices... y lo que se os ocurra, yo voy a preparar el tradicional de mi casa para estas fechas que se aproximan, Semana Santa y Cuaresma



INGREDIENTES:

Para los pancecillos:


-Pan duro
-3 huevos
-75 gr de azúcar

Para la leche aromatizada:

-1 litro y medio de leche
-225 gr de azúcar
-Una piel de limón
-Una piel de naranja
-Dos palos de canela

ELABORACIÓN:

En primer lugar vamos a infusionar nuestra leche, para ello en una olla un poco amplia (pensad que luego sumergiremos en ella los panecillos) pondremos nuestro litro y medio de leche, añadiremos toda el azúcar que tenemos preparada para esto, la ralladura de naranja y limón ( cuidando de no llevar nada de la parte blanca de estas para que no nos amargue la preparación) y la canela. Cuando  comience a hervir, apartamos del fuego, y dejamos templar para que vaya infusionando y cogiendo todo el sabor de los cítricos y la canela.
En un bol aparte vamos a empezar a preparar nuestros panecillos, es muy sencillo. El pan es aconsejable que este bastante duro, como de dos o tres días, lo vamos a cortar en trozos lo más pequeños que podamos, o bien lo rallaremos. No nos ha de quedar pulverizado, echo polvo, se han de notar los trocitos de pan.
En el bol vamos a batir nuestros tres huevos y vamos añadir el azúcar, la vamos a incorporar muy bien. Una vez echo esto iremos añadiendo pan poco a poco y removiendo la mezcla, ( no os puedo decir la cantidad exacta de pan, ya que esto dependerá del tamaño de los huevos y del pan) ha de quedarnos una masa que la podamos coger con la cuchara y no se nos vierta , la masa no debe llegar a ser una masa compacta por completo, simplemente lo suficientemente consistente como para cogerla con una cuchara y quede  con la forma de una croqueta más o menos.
Una vez conseguido el punto de la masa, pondremos una sartén al fuego con  abundante aceite de girasol,(mejor que de oliva, para no darle mucho gusto a aceite) las vamos a ir friendo, cogeremos una cucharada de la masa y la pondremos en el aceite, no pongáis el fuego muy alto, medio esta bien, ya que si no se quemarían por fuera y no se harían bien por dentro.
Las vamos sacando según se van dorando, y las pondremos sobre un plato con un papel absorbente, para que escurran el exceso de aceite. Y cuando las tengamos todas, ya podremos introducirlas en la leche, que para ese entonces ya habrá entibiad. 


Dejaremos que acabe de templarse la mezcla, y la llevaremos al frigorífico , allí las vamos a dejar hasta el día siguiente, para que estén bien frías las peyuelas y hayan cogido todo el sabor de la leche, y al contrario. 
Os puedo asegurar que es un postre delicioso, y como os he dicho, es típico de Semana Santa, y Cuaresma, pero estoy convencida de que lo comeréis muchas más veces a lo largo del año.


Y como siempre os invito a que os paséis por mi canal de YouTube, donde encontraréis variedad de recetas,tanto dulces como saladas, que os suscribáis, que es gratis, y que compartáis y le deis a me gusta, además os dejo el resto de mis redes sociales, para que podáis seguirme a través de ellas:

facebook de la cocina de Merche Borjas
YouTube La cocina de Merche Borjas
Instagram La cocina de Merche Borjas
Twitter La cocina de Merche Borjas



No hay comentarios:

Publicar un comentario